ESTAR EQUIVOCADOS

Dos perros de aspecto muy fiero ladraban hasta desgañitarse. Sus ojos ribeteados de rojo miraban fijamente, enseñaban los colmillos, mientras sus ladridos resonaban en aquella calle. Habían atemorizado a todos los viandantes provocando a su alrededor una especie de vacío. Se quedaron solos. Ya sus gargantas eran como las de los hinchas de fútbol castigadas por los gritos, el tabaco y el alcohol.

Después de un buen rato ladrando, uno de ellos le dice al otro:

-Oye viejo, creo que estamos equivocados

-Sí, creo que sí, contestó. Ambos se miraron y dieron media vuelta. La estatua ecuestre objeto de su ira siguió impertérrita, mientras las palomas le cagaban en la cabeza.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: