LECTURAS: MORTALIDAD. CHRISTOPHER HITCHENS

 

mortalidad hitchens

Con el estómago encogido y de un tirón he terminado Mortalidad, de C. Hitchens; Debate 2012. No había leído nada parecido sobre la muerte. Desde que llega a “Villa Tumor”, traspasa la frontera, delgada línea, que separa la salud de la enfermedad, Hitchens afronta su nuevo estado con una entereza y un deseo de aprovechar todo los momentos que la enfermedad le da tregua, para “vivir muriendo”, pero vivir con toda la intensidad posible.

Las herramientas de un ateo consumado como es él son las propias de la vida, el trabajo, las lecturas, la constante inquietud por la duda, la dialéctica, la defensa en cualquier foro de sus ideas que chocaban frontalmente con las religiones que no le perdonaban su permanente crítica y hasta el último momento lo estuvieron “torturando” por ateo contumaz.

 

El otro pilar para vivir muriendo fue su familia y amigos. El epílogo de Carol Blue, su mujer, es de una belleza y calidez insuperable, una mujer que realmente amaba porque conocía como nadie a Hitchens, al que siempre estaremos en deuda por sus reflexiones, por su seriedad en la argumentación, su fina ironía, bueno no siempre, pero que creo que es quien más ha a aportado a la civilización para entender la vida lejos de las religiones. Un filósofo que hizo de su ateísmo un pilar de su pensamiento.

 

Les dejo con algunos párrafos de su obra:

 

“… Mi brevísima campaña de negación asumió esta fórmula: no anularía esas citas ni decepcionaría a mis amigos, ni perdería la oportunidad de vender un montón de libros. Logré asistir a los dos actos sin que nadie percibiera nada extraño, aunque vomité dos veces, con una extraordinaria combinación de precisión, limpieza, violencia y profusión, justo antes de cada evento. Eso es lo que los ciudadanos del país enfermo hacen cuando siguen aferrándose desesperadamente a su viejo domicilio.

            El nuevo país es bastante acogedor a su manera. Todo el mundo sonríe para darte ánimos y paree que no hay absolutamente nada de racismo. Prevalece un espíritu en general igualitario y es obvio que quienes han llegado hasta a allí a base de mérito y trabajo duro. Frente a eso, el humor es algo flojo y repetititvo, parece que casi no se habla de sexo y la comida es peor que en cualquier destino que haya visitado nunca. El país tiene un idioma propio –una lingua franca que consigue ser insulsa y difícil y contiene nombres como ondansetrón, un medicamento contra las náuseas-, así como algunos gestos perturbadores a los que hay que acostumbrarse. Por ejemplo un funcionario al que acabas de conocer puede hundir abruptamente sus dedos en tu cuello. Así descubrí que el cáncer se había extendido a mis nódulos linfáticos, y que una de esas bellezas deformes –situada en mi clavícula derecha- era lo bastante grande como para verla y tocarla” [págs.. 11-12

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “LECTURAS: MORTALIDAD. CHRISTOPHER HITCHENS”

  1. Kitchens Adelaide Says:

    This is the only time I’ve been to your website. Thank you for posting more details.

  2. montre automatique homme chronographe Says:

    montre automatique homme chronographe…

    LECTURAS: MORTALIDAD. CHRISTOPHER HITCHENS « Reflexionespersonales’s Weblog…

  3. www.barredetraction.org Says:

    Hi, yes this article is truly pleasant and I have learned lot of things from it on the topic of blogging.
    thanks.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: