Archive for the ‘lecturas’ Category

LECTURAS:NOS VEMOS ALLÁ ARRIBA. PIERRE LEMAITRE

30 septiembre, 2014

        nos vemos arriba      La conmemoración del centenario del comienzo de la Gran Guerra se ha convertido en una magnífica coartada para dar rienda suelta a la publicación de trabajos de investigación, ensayos, novelas, reediciones de obras que estaban en el cajón del olvido; en fin nos hemos podido aprovechar de esta circunstancia para poner al día todo lo que rodea a este acontecimiento y las repercusiones que ha tenido.

            Pierre Lemaitre en Nos vemos allá arribaSalamandra, 2014 arranca la trama de su novela cuando ya se empieza a rumorear que la guerra está tocando a su fin, que el armisticio está al llegar. En este marco se va a fraguar la amistad, una amistad muy profunda, de dos soldados franceses y de ahí hasta el núcleo de la novela, fundamentado en un hecho real, el fraude colosal en la exhumación de los cadáveres de cientos de miles de soldados para llevarlos a cementerios militares.

            En un mundo de necesidades, el negocio con la muerte es uno más; el París de la posguerra, depauperado y hambriento, militares que se tienen como objetivo colocar medallas en su pechera sin que el coste en vidas sea un freno en sus ambiciones, son algunos de los caminos por donde circula esta novela.

            Pierre Lemaitre forjado en la novela negra consigue que lector quede pegado a esta historia, que bascula desde la sordidez del negocio sin escrúpulos, hasta la amistad, sin condiciones de dos camaradas de guerra, y todo ese recorrido se hace de forma ágil y sin concesiones ni coartadas a los personajes.

            Recomendable su lectura, así que, como siempre, les dejo unos párrafos por si sirven para animarlos.

       Todos los que pensaban que aquella guerra acabaría pronto habían muerto hacía tiempo. precisamente a causa de la guerra. así que, en octubre, Albert recibió con bastante escepticismo los rumores sobre el armisticio. Les dio tanto crédito como a la propaganda del principio, que aseguraba, por ejemplo, que las balas de los boches eran tan blandas que se estrellaban contra los uniformes igual que peras pasadas y provocaban las carcajadas de los regimientos franceses. en cuatro años, Albert había visto la tira de tipos muertos de risa por el impacto de una bala alemana.

      pierre lemaitre   Era consciente de que su negativa a creer en la inminencia de un armisticio tenía algo de superstición: cuanto más se espera la paz, menos crédito se da a las noticias que la anuncian, es un modo de ahuyentar la mala suerte. Sólo que esas noticias llegaban día tras día en secuencias cada vez más seguidas y en todas partes se repetía que la guerra estaba realmente a punto de terminar. Por increíble que pudiera parecer, incluso se pronunciaron discursos sobre la necesidad de desmovilizar a los veteranos, que llevaban años en el frente. cuando el armisticio se convirtió al fin en una perspectiva razonable, hasta los más pesimistas empezaron a acariciar la esperanza de salir con vida de la contienda. [ob. cit. pág. 13]

LECTURAS: IFNI, LA ÚLTIMA AVENTURA COLONIAL ESPAÑOLA. MANUEL CHAVES NOGALES

8 enero, 2013

           Cubierta_Ifni. La última aventura colonial española_12mm_301012.Acaba de fallecer un ejemplo del auténtico periodismo: Enrique Meneses, de él los mejor le conocían ya han glosado todo lo bueno e importante que hizo como foto periodista. Las redes sociales se llenaron de recuerdos, citas, enlaces a sus obras, entrevistas, etc., así que nada queda por decir.

            Puede parecer un poco extraño que el título no tenga nada que ver con este primer párrafo de introducción en que se habla de un periodista que no coinciden en el tiempo, aunque si me permiten la afirmación , si coinciden en su visión del auténtico papel del periodista, es decir contar historias y que éstas posean la rigurosidad oportuna y al mismo tiempo despierten el interés de sus lectores. Manuel Chaves Nogales (1897-1944) representa lo mejor del periodismo de su época. En Ifni, la última aventura colonial española; Almuzara, 2012 y como director del periódico Ahora se desplaza en 1934 a Ifni, momento en el que se hace efectiva la toma de posesión de ese territorio, ya que hasta ese momento no se había hecho. Esta obra recoge una serie de reportajes que envió entre los meses de abril y mayo del año 34 para su periódico, el ya referido Ahora. (no he encontrado una versión digital del mismo).

            Salvando la distancia en el tiempo y los estilos creo que ambos hacen periodismo auténtico y en el caso de Chaves Nogales tienes la impresión de estar viviendo plenamente el relato de los acontecimientos y comprometido con un periodismo de investigación, y un ejemplo era intentar demostrar si realmente existían o no prisioneros españoles del desafortunado desastre de Annual (todavía en 1934 se mantenía la existencia de los mismos sin realmente tener ninguna prueba que lo demostrara).

            Junto a la profesionalidad periodística iba unida una cierta dosis de aventura en su trabajo, y para él materializar los derechos coloniales de España en Ifni merecían la pena, y así lo afirma: Vale la pena seguir de cerca esta última empresa colonial que la República española acomete. La cosa es fácil. “Se sube en Barajas a la cabina de un avión y a las diez horas de vuelo se está cómodamente en las jaimas de los pobladores de Ifni”. (págs. 14-15).

            Las crónicas de Chaves Nogales guardan todo el encanto e interés del periodismo bien hecho, auténtico, así que su lectura es muy recomendable. Les dejo con algunos párrafos, esperando que les resulten interesantes.

            “Nuestro compañero Vilaseca, que llegó ayer a Madrid con su máquina fotográfica bajo el brazo y un pasmo más que regular, adquirido en las treinta y tantas horas de vuelo casi ininterrumpido que ha soportado en sólo tres días, nos relata el accidente que sufrió en Agadir la avioneta que le conducía, con Chaves Nogales al territorio de Ifni. Y la cosa, en verdad, pudo tener consecuencias dramáticas…

            -La primera etapa Madrid-Sevilla- nos dice Vilaseca- fue verdaderamente afortunada. Cielo claro, ambiente en calma, optimismo en los tripulantes del precioso pajarito y confianza plena en el motor y en la pericia de nuestros conductores, los simpáticos Cuesta y del Barco. Dormimos en Sevilla hasta el amanecer del domingo y volvimos a ocupar nuestros asientos a las siete de la mañana, sin que nada hiciera presagiar que pocas horas después tendríamos que sufrir uno de los morrones más espectaculares…” (págs.. 119-120) (lo dejo aquí y espero que la intriga les despierte el interés por estas crónicas de la toma, sin disparar ni un solo tiro, de la zona de Ifni.

            No estaría de más que futuros periodistas tomaran ejemplo de profesionales como Enrique Meneses o Manuel Chaves Nogales y así esta profesión volvería a tener el prestigio que se merece y que tan fundamental es en una sociedad democrática.

       Algunos datos sobre Enrique Meneses

Los números de 2012

7 enero, 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 6.300 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 11 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

LECTURAS: MORTALIDAD. CHRISTOPHER HITCHENS

7 enero, 2013

 

mortalidad hitchens

Con el estómago encogido y de un tirón he terminado Mortalidad, de C. Hitchens; Debate 2012. No había leído nada parecido sobre la muerte. Desde que llega a “Villa Tumor”, traspasa la frontera, delgada línea, que separa la salud de la enfermedad, Hitchens afronta su nuevo estado con una entereza y un deseo de aprovechar todo los momentos que la enfermedad le da tregua, para “vivir muriendo”, pero vivir con toda la intensidad posible.

Las herramientas de un ateo consumado como es él son las propias de la vida, el trabajo, las lecturas, la constante inquietud por la duda, la dialéctica, la defensa en cualquier foro de sus ideas que chocaban frontalmente con las religiones que no le perdonaban su permanente crítica y hasta el último momento lo estuvieron “torturando” por ateo contumaz.

 

El otro pilar para vivir muriendo fue su familia y amigos. El epílogo de Carol Blue, su mujer, es de una belleza y calidez insuperable, una mujer que realmente amaba porque conocía como nadie a Hitchens, al que siempre estaremos en deuda por sus reflexiones, por su seriedad en la argumentación, su fina ironía, bueno no siempre, pero que creo que es quien más ha a aportado a la civilización para entender la vida lejos de las religiones. Un filósofo que hizo de su ateísmo un pilar de su pensamiento.

 

Les dejo con algunos párrafos de su obra:

 

“… Mi brevísima campaña de negación asumió esta fórmula: no anularía esas citas ni decepcionaría a mis amigos, ni perdería la oportunidad de vender un montón de libros. Logré asistir a los dos actos sin que nadie percibiera nada extraño, aunque vomité dos veces, con una extraordinaria combinación de precisión, limpieza, violencia y profusión, justo antes de cada evento. Eso es lo que los ciudadanos del país enfermo hacen cuando siguen aferrándose desesperadamente a su viejo domicilio.

            El nuevo país es bastante acogedor a su manera. Todo el mundo sonríe para darte ánimos y paree que no hay absolutamente nada de racismo. Prevalece un espíritu en general igualitario y es obvio que quienes han llegado hasta a allí a base de mérito y trabajo duro. Frente a eso, el humor es algo flojo y repetititvo, parece que casi no se habla de sexo y la comida es peor que en cualquier destino que haya visitado nunca. El país tiene un idioma propio –una lingua franca que consigue ser insulsa y difícil y contiene nombres como ondansetrón, un medicamento contra las náuseas-, así como algunos gestos perturbadores a los que hay que acostumbrarse. Por ejemplo un funcionario al que acabas de conocer puede hundir abruptamente sus dedos en tu cuello. Así descubrí que el cáncer se había extendido a mis nódulos linfáticos, y que una de esas bellezas deformes –situada en mi clavícula derecha- era lo bastante grande como para verla y tocarla” [págs.. 11-12

LECTURAS: HONRARÁS A TU PADRE. GAY TALESE

25 agosto, 2011

Con cuarenta años de retraso llega la traducción en castellano de Honrarás a tu padre del escritor y periodista Gay Talese, publicado por Alfaguara. El tiempo transcurrido ha erosionado el contenido de esta obra casi monumental porque el cine y la televisión han tenido mucha culpa. Me explicaré.

            El trabajo de investigación de Talese en esta obra sobre las actividades de la familia Bonano en Nueva York, nos lleva a la trastienda y a conocer los entresijos de una organización mafiosa como era esa familia. El trabajo de Talese no se queda en la mera descripción de esas actividades como el juego, la prostitución, “impuestos” por protección, drogas y todo un conjunto de figuras delictivas que generaban pingües beneficios, sino que en un ejercicio de análisis exhaustivo profundiza en ellas, poniendo luz, allí donde a la Justicia americana le gustaría ver. De igual manera lo hace con otros aspectos como la vida familiar, las relaciones con otros grupos mafiosos, los códigos de conducta, los valores que modelan a personajes como Joseph Bonano, o su hijo Bill, eje de esta obra y con quien Talese mantuvo una estrecha amistad después de años de contactos para elaborar esta obra.

            Creo que Talese consigue que lo podría ser un frío y distante trabajo de investigación periodística se convierta casi en una novela, así se puede leer, y esto no es demérito del resultado, sino todo lo contrario; como lector se agradece esta proximidad a la historia, casi familiaridad (Vemos crecer a los hijos de Bill Bonano y eso se nos coloca en una posición muy cercana, porque son los problemas que afronta cualquier familia).

            Decía que el cine y la televisión le han hecho muescas a esta obra porque para quienes hemos seguido la trilogía de El Padrino, Francis Ford Coppola; 1972, 1974 y 1990; las seis temporadas de Los Soprano o alguna que otra película como Uno de los nuestros, Martin Scorsese; 1990, por ejemplo, la lectura de Honrarás a tu padre tiene muchas claves ya desveladas porque directores y guionistas han bebido en esta obra que digo llega, en castellano un poco tarde. Es evidente que esto no le resta valor, ni interés, pero cuando imaginas a los Bonano y quienes le siguen o trabajan a sus órdenes te acuerdas de algunos de los personajes que aparecen en Los Soprano o cualquiera de las películas citadas.

            Solo me queda dejarles algunos párrafos por si tienen la curiosidad de leer esta obra, recomendable. Espero que sean interesantes.

            “Aunque Guliano era un héroe en oeste de Sicilia, en cualquier otra parte fácilmente podrá ser visto como un ladrón común; todo dependía en gran medida del punto de vista, y lo mismo se aplicaba cuando se juzgaba la vida de cualquier hombre, las actividades de cualquier grupo, las políticas de cualquier nación. Si Bill Bonano había aprendido algo después de leer las memorias de grandes estadistas y generales, era que la frontera entre lo correcto y lo incorrecto, lo moral y lo inmoral, era con frecuencia muy tenue y que el veredicto final siempre lo escribían los triunfadores. Cuando Bill entró al campamento del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva, y más tarde al servicio militar en las Reservas del Ejército, fue entrenado en la técnica de matar legalmente. Aprendió a usar una bayoneta, cómo disparar un rifle M-1, cómo ajustar el telémetro del cañón de un tanque Patton. Aprendió de memoria el código militar de los Estados Unidos, que en principio no era muy distinto del de la Mafia, con su énfasis en el honor, la obediencia y el silencio en caso de ser capturados. Y si hubiera ido a combatir en el frente y hubiera matado a varios norcoreanos o chinos comunistas, se habría convertido en un héroe. Pero si mataba a uno de los enemigos de su padre en una guerra de la Mafia, podía ser acusado de asesinato a pesar de que en el fondo del asunto había la misma mezcla de codicia e ínfulas de superioridad moral que había en todas las guerras de las grandes naciones.” [ob. cit. págs. 70-71]

METÁFORAS

25 julio, 2010

La realidad: es un insecto atrapado en la red tejida por una araña. Lugar: Las Cañadas, Tenerife.

Las metáforas: Pues la imagen se presta a estimular la imaginación con todo tipo de comparaciones. Después de haber cogido algo de sol se me ocurren:

I- Atrapados en el capital.

II- Atrapado en sus adicciones.

III- Atrapado en sus pasiones.

IV- Atrapado en el consumismo.

V- Atrapado en el tedio de la pareja.

VI- Atrapado en  las redes de las multinacionales.

VII- Atrapado en las redes sociales

VII- Atrapado en un atasco (¿vale no?).

IX- Atrapado en… como no se ocurren más, se ve que he cogido poco sol, les dejo para si se les ocurre alguna otra no duden en continuar con la relación, mientras intentaré tomar un poco más el sol.

INSOMNIO, DOLOR Y OCTAVIO PAZ

9 febrero, 2010

Definitivamente he claudicado y me he aliado con el insomnio. He comprendido que no lo podía vencer, derrotarlo definitivamente es imposible, pero fue algo que tardé en comprender. Ya lo he hecho, así que me he aliado con él, aunque hay ocasiones en las que lo combato, cuando no me ofrece tregua alguna, con la ayuda de la química, mientras, sin enfadarme, sin sufrir ansiedad comparto mi cama con el insomnio y alguna lectura. No sé por qué pero me acuerdo de Octavio Paz cuando escribo del insomnio, lo asocio de manera poco clara.

Últimamente y por razones coyunturales el insomnio se ha buscado, mejor ha encontrado un aliado, no uno cualquiera, uno muy específico, muy exclusivo: el dolor. Es verdad que en muchas ocasiones conviven, pero para ser más exacto me refiero no al dolor difuso, al malestar después de una copiosa cena, el dolor de espalda por la tensión. No, me refiero al dolor concreto, específico, localizado y con un origen identificado, que tiene un arranque definido, un momento en el comienza a instalarse en tu cuerpo y a convivir contigo. Pues ese dolor, identificado, en mi caso, ha hecho buenas migas con el insomnio y ambos se instalan cómodamente en mi cama, que convierten en particular campo de batalla. La alianza multiplica sus fuerzas, no por dos, hay momentos que crees que lo hacen hasta casi hasta el infinito. No queda más remedio que auxiliarte de la química y combatirlos. No hay tregua. Claro tienes que cuidar tu estómago, no sea que sufra las consecuencias de la batalla con armas “legales”, Higía le alía conmigo para librar esta batalla.

En fin como me relaciono insomnio con Octavio Paz, sólo en la parte que me ayuda a superar sus ataques, les dejo con un fragmento de su obra que, como no, habla del insomnio, el dormir y el velar. Que disfruten con Octavio Paz y recuerden el insomnio se vuelve invencible.

REPASO NOCTURNO [fragmento]

(A esta hora hay mediadores en todas partes

Hay puentes invisibles entre el dormir y el velar.

Los dormidos muerden el racimo de su propia fatiga,

el racimo solar de la resurrección cotidiana;

los desvelados tallan el diamante que ha de vencer la noche;

aún los que están solos llevan en sí su pareja encarnizada,

en cada espejo yace un doble,

un adversario que nos refleja y nos abisma;

el fuego precioso oculto bajo la capa de seda negra,

el vampiro ladrón dobla la esquina y desaparece, ligero,

robado por su propia ligereza;

con el peso de su acto a cuestas

se precipita en su dormir sin sueño el asesino,

ya para siempre a solas, sin el otro;

abandonados a la corriente todopoderosa,

flor doble que brota de un tallo único,

los enamorados cierran los ojos en lo alto del beso:

la noche se abre para ellos y les devuelve lo perdido,

el vino negro en la copa hecha de una sola gota de sol,

la visión doble, la mariposa fija por un instante en el centro del cielo,

en el ala derecha un grano de luz y en la izquierda uno de sombra.

Reposa la ciudad en los hombros del obrero dormido,

La semilla del canto se abre en la frente del poeta) [págs. 313-314]

Libertad bajo palabra, Cátedra, 1988

ESCRIBIR MÁS

4 octubre, 2009

Hace unos días se quedó el ordenador en casa encendido y el correo abierto. Una amiga me mandaba un mensaje en el que desde hace algunos días, ya una semana no escribía y se preguntaba si me pasaba algo (agradezco enormemente esa preocupación porque es muy sincera). No pensaba en eso de la inspiración y esas cosas, se refería a algo más cercano y prosaico: si me encontraba bien o no.

La verdad es que de estado de ánimo casi no me puedo quejar, como siempre, escapando, hacia adelante, pero escapando. No es nada nuevo, como tampoco es nuevo lo del insomnio que me acompaña.

Bueno, volvamos de qué puedo escribir. De mis lecturas tengo algunas a medias como por ejemplo Un niño afortunado, el autor Thomas Buergenthal. Nacido en el gueto de Kielce, Polonia y actualmente juez de la Corte Internacional de Justicia, como sobreviviente a los campos de exterminio nazis siendo un niño, nos deja un relato muy emotivo y lleno de pasajes que aprietan el estómago contra el espinazo. Otra lectura a medio terminar es El segundo avión de Martin Amis, Anagrama, 2009; libro en el que se recogen los artículos y algún ensayo que ha publicado referente al 11-S. su lectura, pasado los años, trae a la actualidad cómo vivió aquellos momentos y el compromiso del que no se ha desligado. Tengo que reconocer que me ayudan a pasar las noches largas de insomnio junto con Octavio Paz, Marco Aurelio, Montaigne o el mismo Mankell.

Si no es por las lecturas lo que queda fuera es más de lo mismo, Madrid y sus olimpiadas, el G-20 y su declaración de intenciones en la que se promete mucho, pero se hace poco y si no vean como los directivos que van jugaba a la economía de casino, ahora lo van a seguir haciendo; los paraísos fiscales, lo eran y lo van a seguir siendo. En el ámbito nacional de los trajes de Camps se ha pasado a no se sabe qué de las contabilidades B, que al parecer han dado para más de unos trajes; de los impuestos, mejor no hablar porque casi todos sabíamos que han de subir porque las deudas hay que pagarlas, pero lo malo ha sido y es cómo lo han explicado, la confusión en la argumentación para defender la subida, los impuestos que se iban a incrementar, en fin que creo que lo han explicado mal.

En lo local, todo sigue igual, nada cambia. Las peleas de patio de vecindad y quítame allá esa corrupción y demás no dejan ver el futuro, así que a seguir aguantando a los mismos y las mismas memeces.

LUIS DESIDERIO

2 febrero, 2009

Luis Desiderio siempre vivió sumergido en unas rutinas que no le permitían ninguna improvisación. Sus padres eran muy conservadores y les impusieron a todos sus hijos estas rutinas. – Así la vida le será más fácil, pensó su padre.
Todos los domingos Luis Desiderio y su familia iban a misa de once, ocupaban el mismo banco. Las veces que faltó fueron porque la enfermedad se interpuso entre sus obligaciones. Los horarios de las comidas y el menú se repetían día tras día, semana tras semana; su madre preparaba flan para el postre de los domingos. Desiderio no recordaba ningún domingo sin flan, tampoco otro día de la semana con postre. Luis Desiderio vestía también de forma rutinaria y cuando ya fue adolescente su madre le puso su primer pantalón con la raya bien planchada y bien derecha. El “pantalón de filo” le iba a acompañar por siempre.
Luis Desiderio se hizo mayor y un lunes se despertó temprano, como todos los lunes para ir a trabajar, aunque no había podido dormir bien y tenía mal cuerpo después de una noche de pesadillas. – Será el flan que no me sentó bien, pensó Desiderio. Sin embargo, se levantó y fue al baño. El cuerpo le temblaba y la vista la tenía borrosa, se metió en la ducha y el agua fría le reanimó un poco, pero seguía con un malestar que no entendía. No quiso desayunar porque tenía el estómago encogido, y se fue a vestir, cuando se intentó poner el pantalón de filo con su raya perfecta, pensó: ¿Cómo me voy a poner ese pantalón con esa línea recta? En la naturaleza no hay líneas rectas. No se puso el pantalón.

EL ÁRBOL

2 febrero, 2009

Lo tenía todo. Era la envidia de sus iguales. Los humanos le admiraban.
En su sombra las parejas se habían besado, los viejos habían hecho recuento de su pasado, alguna madre había amamantado a su bebé, sin embargo él no era feliz. Poco a poco fue perdiendo su lozanía y verdor. Sus iguales veían su deterioro sin encontrar explicación. Nunca supieron el por qué. No lo confesó nunca, pero quería caminar.