CINE: VIAJO SOLA. MARIA SOLE TOGNAZZI

18 septiembre, 2014

viajo sola Creo que podemos estar de acuerdo con que no es lo mismo vivir solo que vivir en soledad. Puede que incluso en un análisis apresurado se tienda a identificar ambas situaciones, que no lo son, desde mi punto de vista. Si es cierto que no es fácil determinar unas fronteras nítidas entre ambas situaciones y con frecuencia se puede navegar por ambos mares, así que no es nada extraño que sea un asunto de interés para la ficción en el cine o en la literatura.

La directora italiana Maria Sole Tognazzi en Viajo sola, 2013 hace un recorrido por la vida de la protagonista que tiene, para algunos, un trabajo envidiable, ya que es inspectora de hoteles de lujo. Siempre viajando, hospedada en lugares de ensueño parece lo ideal, sin embargo hay cosas en su vida que parecen contradecir ese estado de plenitud en el que algunos consideran que está.

 

Seguro que no va a ser la película del año, que no va ser reconocida por el público y galardonada de manera apabullante, pero lo que si es cierto es que es una historia tan real como la vida misma y en la que las inseguridades, junto con las certezas de la protagonista arman una trama que como espectador disfrutas, eso sí, sin un gran esfuerzo intelectual.

 

Recomendable para una tarde post veraniega en la que añoras los días de vacaciones, los lugares visitados y los lugares donde no te importaría que te alojaran.

 

Que la disfruten si tiene oportunidad y ganas de verla.

 

Anuncios

LECTURAS: LAS REPUTACIONES. JUAN GABRIEL VÁSQUEZ

17 septiembre, 2014

                 No sé si les ha pasalas reputaciones circulodo a ustedes también, pero yo en más de una ocasión me he planteado una cuestión que creo que es importante, y que puede que no tenga una respuesta única. Me refiero a lo que cuesta construir una reputación. No tengo respuesta, aunque si sé que es mucho y se requiere tiempo, mucho tiempo. Todo el entramado se va armando con paciencia, con hechos, con actos, con palabras, en fin con el devenir de cada día y ello une reputación y reconocimiento como un binomio indisoluble. Es evidente que si nos pusiéramos a valorar los aspectos que conforman la reputación de una persona podríamos diferir en los componentes, la importancia que le damos a los distintos elementos que la conforman, sin embargo, creo que no tendríamos muchas dudas y menos diferencias para convenir que acabar con una reputación es extremadamente sencillo, basta un rumor, por ejemplo y ya está, la mecha de la incertidumbre y la duda quedan prendidas.

            Juan Gabriel Vásquez logra en Las Reputaciones, Círculo de Lectores, 2014 colocar a Mallarino, caricaturista y persona influyente en la sociedad junto a un personaje de la política de forma circunstancial y no directamente para que recuerdos y reputación naveguen en la misma nave. Recomendable su lectura.

Juan gabriel“Hay mujeres que no conservan, en el mapa de su cara, ningún rastro de la niña que fueron, quizás porque se han esforzado mucho en dejar su niñez atrás –sus humillaciones, sus sutiles persecuciones, la experiencia de la desilusión constante-, quizás porque entretanto ha sucedido algo, uno de esos cataclismos íntimos que no moldean a la persona sino que la arrasan, como a un edificio, y la obligan a construirse de nuevo desde los cimientos. Mallarino miraba a Samanta Leal y trataba de cazar en sus facciones alguna forma (la curva del hueso frontal al llegar al entrecejo, la manera en que el lóbulo de la oreja se une a la cabeza) o acaso una expresión de la niña que había visto veintiocho años atrás. Y no lo lograba: esa niña se había ausentado, como si hubiera renunciado a seguir viviendo en ese rostro [ob. cit. pág. 61]

LECTURAS: EL FIEL RUSLÁN. GUEORGUI VLADÍMOV

12 septiembre, 2014

 

            el fiel Ruslan  La literatura concentracionaria siempre ha tenido parra mi un extraño atractivo. No es grata o reconfortante su lectura, y en la mayoría de los casos mientras avanzas en los relatos más se te pega el estómago al espinazo por lo que en ellos se describe. El valor que tiene para mi este tipo de lecturas está en comprobar entre que extremos se mueve la condición humana que va desde la del opresor hasta la del oprimido. El detenido que sufre el peso de un sistema que busca su aniquilación de forma “científicamente estudiada”, en la que su condición de ser humano desaparece y su identidad, por ejemplo, queda reducida a un número y su cuerpo no es más que un depósito de dolores y angustias camino a la destrucción total. En el otro extremo quien personifica el sistema de aniquilación es alguien cercano, que golpea, que insulta, que aniquila directamente. No es un sistema, es una persona quien lo identifica, representa, dentro del cercado de alambradas y muros.

            La geografía de esta literatura concentracionaria es muy amplia, fundamentalmente y originaria de Europa, pero el paso del tiempo ha ido ampliando sus fronteras. La Alemania nazi, la Rusia soviética, Camboya, Cuba y su Guantánamo. No sigo, pero podríamos seguir poniendo banderitas en el mapamundi del terror.

            En El fiel Ruslán, Gueorgui Vladímov; Libros del Asteroide, 2013, el autor nos ofrece una óptica distintas, nueva en la percepción de la vida carcelaria. En esta ocasión Ruslán es un perro que vigila a los “harapientos” en un campo de trabajo en Siberia, donde los hombres tienen a talar árboles. El momento de la narración es desasosegante para nuestros ojos/perro, pues el campo se queda vacío de “harapientos” sus amos también desaparecen, ya no es imprescindible. Desde esta perspectiva se vive la vida en un campo de trabajo en el que (da igual donde sea) se reiteran las escenas de degradación y deterioro humano. Vladímov lo cuenta con sencillez, pero con un realismo en el que llegas a percibir al “harapiento” por el olfato.

            Les dejo con un texto por si les resulta interesante.

           Gueorgui Vladímov “La ropa del Harapiento podía descomponerse de lo gastada que estaba y podía reemplazarla por otra, pero la piel no podía cambiarla y seguiría encerrando en sus poros, hasta que no se descompusiera esta a su vez, ese olor imperecedero, irremplazable: el olor de la ropa lavada y recalentada para despiojarla, impregnada cien veces en el abundante sudor de la debilidad, el olor a enfermedad y a medicinas que no habían curado ni una sola enfermedad, porque todas se llamaban igual: “espera inútil”, olor a fogata que se contemplaba durante largo rato con pupilas dilatadas, tratando de mantener vivo un hálito de esperanza, y el olor de las mismas esperanzas que le quemaban en los músculos flácidos; olor a catres duros, capaces, no obstante, de regalarle un sueño profundo como la muerte, refugio extremo del corazón exhausto; olor a miedo, a melancolía y de nuevo a esperanza, olor a sollozos sordos sofocados en el colchón y enmascarados en accesos de tos.” [ob. cit. págs. 74-75]

LECTURAS: EL ESTANDARTE. ALEXANDER LERNET-HOLENIA

10 septiembre, 2014

 

 

 el estandarte          La conmemoración del centenario de la Gran Guerra ha servido para poner en circulación obras que nacieron al socaire de la misma. El estandarte de Alexander Lernet-Holenia (1897-1976) rescatada por Libros del Asteroide en 2013 (Vidal Folch en el prólogo habla de su ejemplar publicado en 1968 por Plaza&Janés en la colección Reno). Lernet-Holenia coloca al protagonista, un joven oficial del ejército imperial austriaco en la corte (aquí se enamora perdidamente de una dama) y en el frente formando parte de un regimiento de caballería. El contraste de ambos escenarios es al mismo tiempo la tesitura de su vida y también, algo, la de Europa, que en algún momento se equivocó y lo que parecía como algo inmutable comenzó a sufrir cambios que ni se imaginaban (el siglo XX comienza con la Gran Guerra).

            No tiene el autor un lugar en la literatura de su país excesivamente destacado, algunos críticos lo consideran un autor secundario, sin embargo creo que en esta obra es capaz de describir esos mundos, que no paralelos donde lo inmutable deja de serlo de una forma no solo amena, sino interesante y con elementos para la reflexión. Recomendable su lectura, así que les dejo con este pequeño texto.

Lernet Holenia            “Los austriacos no lo somos –dijo Anschütz-. Hemos acumulado una larga experiencia, y lo que vaya a ocurrir no nos encontrará desprevenidos. Es cierto sentido somos un imperio colonial europeo, y hace un siglo que no nos engañamos respecto a lo que podemos esperar de nuestras así llamadas colonias. Seguro que no estoy equivocado en mi apreciación de la atmósfera reinante en nuestras tropas. El arco está más que tenso. La guerra es demasiado larga ya para nuestros campesinos polacos y ucranianos. No tienen interés en conquista Serbia otra vez. Ya es asombroso que hayan defendido de corazón nuestra causa durante tanto tiempo. No son alemanes convencidos de que con nuestro destino y el de Alemania está en juego el destino del mundo. No tienen otra cosa en la cabeza que sus campos de labranza, Galitzia y sus casitas. El imperio no significa nada para ellos. Ningún ideal los ata ya a nosotros, sino únicamente el juramento prestado.” (ob. cit. pág. 97)

CINE: OMAR. HANY ABU-ASSAD

8 septiembre, 2014

omar-cartel              Cuando el conflicto palestino-israelí ha desaparecido de la primeras páginas de los periódicos, cuando en las redes sociales la mira está puesta en otros temas, tengo la oportunidad de ver Omar, del director Hany Abu-Assad, que en 2013 tuvo una amplia repercusión en festivales en los que fue reconocida con varios premios.

            Del trabajo de este director ya tenía referencia por su trabajo Paradise Now, 2006 que también fue muy bien acogida por festivales y por el público. Ambas, aquí, en el ámbito de esta isla (de la que dicen aquello de “¡Qué bueno vivir aquí!”) prácticamente pasan desapercibidas y se pueden ver solo en circuitos alternativos. De Omar se han hecho únicamente seis pases en el TEA, espacio de las Artes, así que su penetración en el público es aquí muy baja.

            Hany Abu-Assad vuelve a su lugar de origen: Palestina y nos cuenta la historia de unos jóvenes que podrían ser como los de cualquier parte y con los que tienen en común sus inquietudes, los amigos, trabajo, amor, en fin nada fuera de habitual, salvo que estas relaciones están inmersas en el odio al ocupante, así que lo cotidiano se envuelve en el deseo de eliminarlo, con lo que lo que cada día hemos tenido oportunidad de leer y ver en los medios de comunicación. Hany Abu-Assad nos lo muestra de una forma más cercana

            En definitiva esta película es una aportación más, otra “visualización” a este viejo y enquistado conflicto del que no se atisba solución posible y desde la lejanía cualquier aportación nos ayuda a ver la dimensión humana del conflicto y al mismo tiempo huimos del maniqueísmo que coloca a dos bandos enfrentados con una simpleza total dividiendo a los contendientes en buenos y malos. Recomendable verla desde el desapasionamiento y con dosis de racionalidad.

LECTURAS: NOVENTA POR CIENTO DE TODO. ROSE GEORGE

7 septiembre, 2014

       noventa por cientoSi todavía mantienes el halo romántico que envuelve a los viajes por mar, a conocer mundo enrolado en un barco como oficial o marino, es el momento de abrir los ojos y contemplar una realidad poco conocida: el transporte marítimo. Para ayudarte en esta tarea de descreimiento y de caída de tópicos es recomendable la lectura del trabajo de Rose George, Noventa por ciento de todo, ed. Capitán Swing, 2014.

 

            Durante cinco semanas recorre una de las rutas más singulares, partiendo desde el sur de Inglaterra, Felixstowe para acabar en Tailandia. El Kendal, buque portacontenedores de tipo medio de la naviera Maersk, va a ser su “hogar” en el que va a convivir con una variopinta tripulación.

 

            La importancia del comercio marítimo en la actualidad, la opacidad del mismo, el papel de las tripulaciones, el impacto de la navegación en mares y océanos y por ende en la fauna de los mismos, son algunos de los aspectos que puedes encontrar en este trabajo, sin olvidar el papel de la piratería. Rose George consigue atrapar al lector con un relato vivo en el que se compaginan las anécdotas con la rigurosidad de los datos que avalan las afirmaciones que hace a lo largo de cada uno de los capítulos.

 

Kendal

Kendal

            Además de romper el romanticismo que envuelve a la vida en el mar, compartiremos la importancia de esta actividad económica y la dependencia con la misma, hasta tal punto que su quiebra podría poner en marcha la imaginación para dibujar un mundo con el comercio marítimo paralizado.

Para saber más [++] (Rose George nos cuenta sus impresiones sobre su trabajo)

LECTURAS: INTEMPERIE. JESÚS CARRASCO

10 diciembre, 2013

Intemperie ImagenSi las palabras te saben a tierra; si las frases erosionan tu garganta al tragar dejando el regusto de la sangre en el paladar; si arrebujado en tu sillón percibes el olor rancio del sudor viejo mezclado con el de la orina reseca en la entrepierna; si el bochorno casi te ahoga, no es que lo estés viviendo, es que lo estás leyendo.

 

            Así me he sentido mientras de forma casi enfermiza leía Intemperie de Jesús Carrasco, Seix Barral, 2013. Desde la primera línea: “Desde su agujero de arcilla escuchó las voces que lo llamaban…”, hasta la última palabra mi compañía fue el desasosiego. Mientras avanzaba en el recorrido por las páginas de esta novela, la angustia iba en aumento porque los personajes, el niño el viejo, los extremos de la vida, que se mueven en el secarral y se entrecruzan sus caminos para sumar dolor y sufrimiento.

            No dejes de leer Intemperie para comprobar qué y cómo te pueden conmover estas historias que pueden parecer simples, pero como las cuenta Jesús Carrasco dejan huella.

            Te dejo con estas líneas por si sirven de estímulo para su lectura. Si es así que la disfrutes.

            “Por suerte para él, el llano no daba para exotismo. Allí sólo había galgos. Carnes escurridas sobre largos huesos. Animales místicos que corrían tras las liebres a toda velocidad y que no se detenían a olfatear porque habían sido arrojados a la Tierra con el único mandato de la persecución y el derribo. Flameaban líneas rojas en sus costados como recuerdos de las fustas de los amos. Las mismas que en el secarral sometían a niños, mujeres y perros” [Ob. cit. pág. 10]

HENRY MOORE EN TENERIFE

8 diciembre, 2013

Por unos días Santa Cruz ha disfrutado de la presencia de algunas obras en bronce del escultor Henry Moore [1898-1986]. El guerrero de Goslar lleva entre nosotros desde hace 40 años y su presencia es uno de los testigos de aquella primera exposición de esculturas en la calle.

            No es mi intención analizar ni la exposición, ni la conmemoración, sólo que la evocación de Henry Moore me ha llevado a releer lo que E.H. Gombrich [1909-2001] en su obra Historia del Arte, escribe de Moore: “Creo que con este intenso sentimiento de singularidad acerca de las cosas realizadas por la magia de las manos humanas es con lo que el autor Henry Moore nos quiere enfrentar en sus creaciones. Moore no comienza mirando a su modelo, sino a la piedra. Quiere “hacer algo” de ella. No rompiéndola en pedazos, sino percibiendo su tendencia, tratando de descubrir “qué quiere” la piedra. Si ella se convierte en una sugerencia de figura humana, bienvenida sea. Pero incluso en la figura quiere retener Moore algo de la solidez y simplicidad de una roca. No intenta hacer una mujer de piedra, sino una piedra que sugiera una mujer.” [ob. cit. pág. 453].

Mujer UNA TARDE Y MOORE 037 UNA TARDE Y MOORE 039

AL MENOS LOS CANAPÉS

10 noviembre, 2013

Este fin de semana se me ha ido al traste. Al carajo directamente porque desde la fiebre, la tos perruna de fumador me han tenido anclado en cama. Corregir exámenes y trabajos a rato y esperar la famosa conferencia política del Partido Socialista han sido las “tareas” posibles con este estado un tanto ruinoso.

            Esperaba yo, iluso de mi, de que tal y como está el patio, fuerza tuitera con la que se comenzada este evento, serviría para que los que no tenemos acceso a los canapés pudiéramos disfrutar de propuestas claras concisas, sin tapujos ni medias tintas. Salen unidos y con las ideas claras, dice Rubalcaba. Ya, yo creerle le creo, pero convencer, lo que dice convencer, en absoluto.

            Poniéndome “soviético” hubiese deseado oír:

-Denuncia del Concordato y anulación del mismo con el primer gobierno socialista.

-Retirada de las subvenciones a las iglesias y sus negocios particulares.

-Cortes constituyentes para dilucidar desde el modelo de estado, el papel de la doble Cámara, ley electoral,…

-Ley de transparencia real y efectiva. Cada euro público exige un control desde su recaudación hasta su inversión.

-Devolución de los préstamos hechos a la banca.

-Declaración de la renta Básica de subsistencia.

-Incentivar la expansión de la economía dl bien común como modelo económico alternativo.

-Fomento de energías limpias para aminorar la dependencia de combustibles fósiles.

-Que la educación y Sanidad tomen el protagonismo que una sociedad solidaria necesita, estableciéndose como prioritarias las inversiones en las mismas.

-Que la inversión en I+D+i se multiplique y sus beneficios reviertan en el sector público.

-Que los presupuestos participativos sean la norma en municipios de menor población, hasta alcanzar instituciones superiores.

            Como ya me cansé y no quiero dar la vara, pero seguro que tú amable lector encontrarás no una, sino muchas propuestas que añadir a esta lista, así que espero que los canapés hayan sido del gusto de todos y tú tengas el deseo de añadir alguna más.

            Me vuelvo a la cama que la fiebre no perdona.

SE ACABÓ

30 mayo, 2013

             Ya está, ya echaron el cierre, bajaron el telón y recogieron todo. El telechantaje cerró el espectáculo y ahora toca rentabilizarlo hasta la próxima ocasión, porque sólo hay que sacar del trastero algunas cosas, desempolvarlas un poco y a comenzar de nuevo. Los pobres ya vienen de sí, porque el 29 de mayo de 2014 seguiremos aquí y no en Arcadia; porque ese mismo día la sensiblería, que no sensibilidad seguirá igual o parecida. Somos de lágrima fácil, unos más que otros, y basta conque nos echen una fogalera en el monte, en la trastienda de un escenario, o unos perros abandonados para derramar lágrimas, sobre todo si hay una cámara de televisión. Sí esas lágrimas llenan pantallas. Así creo que somos, unos más que otros, y así seremos.

            Del otro chantaje también debo decir algo, así que me planteo la pregunta: ¿Qué empresa, qué institución y/o chiringo de barrio que recibe la llamada de turno se queda al margen? Primero, porque no aparecería en la recauchutada televisión en el momento oportuno y hay que rentabilizar la emoción; segundo, hay que evitar los potenciales comentarios insidiosos en las tertulias venideras donde se darán lustre y harán repaso de ausentes, poniendo a los pies de las emociones sensibleras de espectadores henchidos de emoción y solidaridad puntual. Así que no hay escapatoria. Tienes que estar. No me da pena.

            En fin esto es lo que hay y mientras no nos curemos, unos requieren más atención que otros, de esta sensiblería, los hechos se perpetúan y ya está preparado el próximo telechantaje, sólo hace falta que llegue la fecha.

            Ah, se me olvidaba y puesto que hoy se habla mucho de transparencia, ¿dónde van esos alimentos soleados y toda esa agua, que había mucha? Ah, no, no era eso, era el dinero, el papel moneda, que empresas y particulares han aportado, supongo será contrastado todo el recorrido de ese “capitalito”, porque sería interesante saber el camino desde su origen hasta su destino final. Cosas de la transparencia.

            Si ya se nos secaron las lágrimas, a unos antes que a otros, y eso de la solidaridad se le quita el espectáculo, seguro que en tu barrio, en tu calle hay quien puede necesitar de esa ayuda; si no es así o prefieres el anonimato total hay instituciones que pueden canalizar la “callada solidaridad”, porque la “desbordante solidaridad” hay que reservarla, junto con las lágrimas, para cuando estén las cámaras, al parecer dan muy bien en la pantalla.