Posts Tagged ‘Derechos’

EN DEFENSA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES EN INTERNET

3 diciembre, 2009

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia”.

DOÑA SOFÍA Y DOÑA PILAR

1 noviembre, 2008

Tarde desapacible, algo de frío en la calle y el viento que juega con las hojas manchadas de barro al caer en los charcos de los jardines de La Zarzuela. Detrás de los cristales blindados del pequeño salón de la planta baja, decorado estilo “remordimiento español”, dos damas toman té, porcelana china y cucharillas de plata fina ocupan la pequeña mesa que está entre dos cómodos sillones de orejas –creo que se llaman así- que da asiento a sus ilustres posaderas. Una de las damas de este retrato, doña Sofía, consorte de Don Juan Carlos, reina, por tanto, viste traje chaqueta gris plata y a su cuello collar de perlas, simple; la otra dama de verde botella su vestido y pendientes de plata fina. Doña Pilar se dedica a lo que ella considera periodismo –ahora es experta zarzuelóloga –este “palabro” se me acaba de ocurrir-, digo que es experta en los asuntos cotidianos de La Zarzuela, la casita de doña Sofía.

Este es el retrato de estas dos mujeres que en el ratito que están allí sentadas hablan de lo divino y de lo humano, y Pili –ya hay confianza- que es algo cotilla le suelta hilo a doña Sofía –no hay confianza- para diga y diga, y ella dice, y dice cosas que Pili luego cuenta en un libro –libro que le va a salvar el fin de año-. Del contenido del libro ya se han hecho eco los medios de comunicación –promoción gratuita para Pili- y al parecer algunas personas se han escandalizado de lo que opina doña Sofía sobre lo divino y lo humano. Presto el equipo de emergencias ha salido a desmentir lo dicho. A Pili no le ha gustado esto, bueno eso parece porque el libro tiene una buena promoción y eso es lo que importa.

Yo no sé donde está la sorpresa, porque creo que muchos intuíamos lo que pensaba porque se le ve a doña Sofía -no hay confianza- muy católica, apostólica y casi norteamericana, pues que va a opinar de las parejas de homosexuales, del aborto, de la eutanasia y de todos esos temas. ¿Alguien esperaba que diera vivas a la República, que pidiera el aborto libre y gratuito? Pues no, no iba a hacerlo y lo que dice Pili que ha dicho está dentro de lo normal en doña ella –es que no hay confianza-.

Doña ella sabe que está donde está porque en un momento dado –murió el dictador- se optó por una fórmula de compromiso para determinar el modelo de Estado. La Jefatura del Estado Español quedaba en manos de la monarquía, y salió lo que salió. Ella y su consorte han jugado su papel, el que le asignaron y ahí siguen. En algún momento, espero verlo y participar, a los españoles se nos darán las facilidades oportunas para poder discutir la fórmula de compromiso a la que se optó en su momento para la Jefatura del Estado y así poder decidir libremente el modelo de estado, mientras tenemos que seguir –con dignidad- aguantando una institución muy alejada de lo que es un principio fundamental en democracia: el derecho de la ciudadanía para decidir sobre todo lo que le atañe, todo.

En fin que el asunto no asusta, no da para más, pero ha llenado espacios de radio televisión y páginas de periódicos. Es la alternativa a los porcentajes de las bolsas.

DERECHOS

30 octubre, 2008

“los derechos se consiguen con lucha, y después se despilfarran.

Se despilfarran porque vienen otras generaciones que se olvidaron de la lucha; se despilfarran

como la fortuna que no se trabajó”

[Rudolf Von Ihering]

TRANSPARENCIA

28 octubre, 2008

Ayer El País publicaba un interesante reportaje sobre los secretos de la Administración pública, secretos que afectan a los ciudadanos porque se maneja información que les compete y, sobre todo, porque se manejan fondos públicos. No es nuevo el oscurantismo en la Administración y es casi imposible acceder a cualquier tipo de información porque le avala el que no esté regulado el acceso. España no tiene una ley que permita el acceso libre de los ciudadanos a la información que le interese, somos de los pocos países de la Unión Europea que no tiene regulado este derecho, porque creo que es un derecho. Hasta ahora la respuesta es siempre la misma cuando se trata de pedir información del erario público: “está en los presupuestos”. Es cierto que en los presupuestos están las grandes cifras, pero el destino última de las cantidades allí señaladas, por ejemplo, a mi me gustaría saber con detalle las partidas en cultura del Ayuntamiento de La Laguna, dónde han ido a parar los fondos públicos que se consignan en los presupuestos, pero luego se pierden, salen de la luz y entran en el lado oscuro. No supongo que haya habido un mal uso desde el punto de vista penal, pero sí puede ser objeto de discusión qué es lo que se entiende por cultura, o lo que entiende la corporación actual por cultura.

Como ejemplo citado se me ocurren muchos más y no sólo en la administración local, sino en otras administraciones, como puede ser el acceso al grado de cumplimiento de los presupuestos aprobados y qué se ha ejecutado y qué no se ha ejecutado. La solución para este oscurantismo está en la elaboración de una ley de transparencia que obligue a las administraciones a dar cuenta de las inversiones y gastos realizados, entre otras cosas, y así sabrías que el Ayuntamiento de La Orotava tenía previsto gastar más de doce mil euros anuales en tarjetas de aparcamiento para sus ediles. (Ahora la supresión de las tarjetas se vende como una medida de ahorro, cuando lo que habría que plantearse si ese gasto era oportuno).

En fin una ley de transparencia puede ser el comienzo de una nueva forma de hacer política y que los dineros públicos no sirvan para pagar favores, y que si se pagan se sepa. Otro día hablaremos de presupuestos participativos, que también se puede hacer, pero que no es de interés para casi ninguna fuerza política –igual que la ley de transparencia-. Si se logra tener una ley de transparencia efectiva y unos presupuestos participativos, ya casi tocaríamos el cielo de la ciudadanía.

ASÍ PROMOCIONAN LA LEY DE TRANSPARENCIA EN ECUADOR