Posts Tagged ‘Economía’

ESTO LO ARREGLAMOS ENTRE TODOS. ACLARACIONES

3 marzo, 2010

Para que no queden dudas de que esto lo arreglamos entre casi todos el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán nos ayuda a entenderlo mejor. Dicho de otra manera, cómo lo entienden desde la CEOE esto de lo arreglamos entre todos. Para empezar los jóvenes tendrán un contrato que les obliga a todo y no se reconoce ningún derecho. En el mejor de los casos el salario llegaría al salario mínimo interprofesional, una duración entre seis meses y un año, sin indemnización por despido y sin cuotas patronales. Ya está, y esto hay que tomarlo con alegría, con optimismo desmedido, que la propuesta lo merece.

Ya sabemos que el óptimo del empresario es que el trabajador cuando sea despedido indemnice al empresario por haberle dejado trabajar en su empresa, pero esa medida será la siguiente, cuando ya los jóvenes saltarán de alegría, la euforia será desbordante. Alcanzar tal honor sólo estará reservado para los elegidos por el dedo empresarial.

Bueno cada día queda más claro eso de “esto lo arreglamos entre CASI todos”.

Anuncios

ESTO LO ARREGLAMOS ENTRE TODOS

2 marzo, 2010

¡Pues claro! Esto lo arreglamos entre casi todos. Como siempre, o ¿es que antes de esta crisis los asuntos económicos se arreglaban con una varita mágica, o la ayuda divina? No así no se han arreglado las crisis económico-financieras, siempre se han arreglado de la misma manera. Los despilfarros, la práctica de economía de casino se ha resuelto con el sacrificio de los trabajadores, que con sueldos menguados por aquello de la productividad, con jornadas en ocasiones casi sin fin, con contratos efímeros. Hay que producir más y más barato, hay que estar mejor formado, todo para que una vez más huyan del fuego quienes han jugado con los dineros ajenos, quienes han volatilizado las rentas obtenidas de forma artificial porque el alza de precios era más producto de la especulación salvaje que de otra cosa.

Así que, nada nuevo en esto de arreglar la crisis, salvo que ahora además quieren que pongamos buena cara, que demos palmaditas en la espalda a los especuladores, a los fantasmas que en los medios de comunicación nos piden alegría, ánimo, porque aunque ya nos han arrebatado los ahorros de la hucha en forma de cerdito sonrosado y ahora nos meten la mano en bolsillo para rascar los últimos “leuros” que nos quedan, y ante eso debemos poner cara amable, con una sonrisa, y sentirnos felices con “el colegueo” hipócrita de quienes nos dicen que seamos imaginativos, que pongamos buena cara, que ya saldremos, mientras los bancos piden dinero al uno por ciento a los bancos centrales y lo prestan al estado al tres por ciento, ya ganan, para qué preocuparse.

Yo para colaborar con el ánimo que nos piden, he pensado en facilitar las cosas y cambiar mi cinturón por unos tirantes de goma y así facilito el trabajo de bajarme los pantalones.

CODICIA

31 marzo, 2009

Cada día que pasa se vuelve más complicado entender esto de la crisis. Cuando parecía que ya estaba detectado el problema y puesta la solución, es decir, los millones y millones de euros o dólares, parece que no, que no sólo hay que poner ingentes cantidades de dinero, también tenemos que tener confianza en los mismos que han dilapidado el dinero y que pretendían tener ganas que ni viviendo mil vividas llegarían a gastar. Estamos empantanados en el mismo lugar, pero con el nudo corredizo al cuello más apretado, porque aumentan los despidos, piden los banqueros, los fabricantes de automóviles y todo el que se precie pide que le ayuden, que sigan sacando dinero público para sanear despilfarros privados.

En fin que no logran dar con la solución para salir de este agujero porque los economistas que teóricamente deberían aportar soluciones, lo que hacen perder el tiempo en vaguedades, afirmaciones genéricas de falsas esperanzas, pero nada concreto. Ya lo leía el otro día, palabras de un economista, “las predicciones de los economistas lo único que consiguen es hacer respetables a la astrología”, y no anda muy equivocado, ya que cada vez que algún gurú de la economía habla, más ayudas piden.

Para terminar y cortarse las venas con la tarjeta VISA, lean lo que dice Manuel Vicent en su artículo del pasado domingo 22 de marzo: Pero en el futuro sucederá algo más horrible todavía, siguió clamando la ira de este profeta. Tarde o temprano esta crisis económica pasará y sobre una enorme extensión de bancos quebrados, empresas arruinadas, negocios hundidos y millones de parados, como en un campo de humeantes despojos, un día volverá a brotar la euforia debida a la inevitable codicia humana. Dentro de unos años, las orugas y hormigoneras reemprenderán la marcha allí donde dejó el tajo la especulación y en el extrarradio de las ciudades se extenderá hasta el mar un horizonte de grúas, de las cuales colgarán otra vez dioses con huevos de oro, pero después del baile volverá el castigo, y aún será peor la ruina. Con el sándwich en la mano, uno de los ejecutivos preguntó sin ocultar una morbosa ilusión: ¿Cuándo llegará la próxima codicia y comenzará de nuevo el baile? El profeta contestó: cuando los prohombres enterrados bajo vuestro trasero ordenen a las ratas que vuelvan a ocupar sus puestos en las altas finanzas”.

Por si les quedaba alguna esperanza, el futuro repetirá el pasado, por lo menos en el grado de codicia y la forma de acumular riquezas.

Y VIO LA LUZ

31 marzo, 2009

A Jesús Faría economista venezolano se le han encendido todas las luces. Una luz casi divina lo ha iluminado y lo ha envuelto en sabiduría. Él solo ha llegado a la conclusión que en su país hay que subir el precio de la gasolina, que dicho sea de paso en Venezuela es más barata que el agua o la leche, así que después de esta sabia ocurrencia, lo mejor será proponerlo para el próximo Nobel de economía, aunque ya se sabe las predicciones económicas hacen respetable a la astrología, por eso no es de extrañar que Farías haya descubierto, a lo mejor, un poco tarde que subsidiar los combustible no es una medida social, sino todo lo contrario, antisocial, porque prima de forma indiscriminada a cualquier economía doméstica; al que llena el depósito de utilitario y de igual manera al que llena el depósito del coche más caro y lujoso que se pueda ver en el mercado. Ahora sólo le queda convencer a los venezolanos que van a perder esa prebenda y no parece tarea fácil, ya que queda todavía el rescoldo del “caracazo” del año 1989. Espero que le salga bien y la cosa no vaya a mayores.

Proponen un aumento del precio de la gasolina para fortalecer las políticas sociales

ABN

Incrementar el precio de la gasolina en Venezuela sería una medida progresista que beneficiaría a la inmensa mayoría de la población, pues los millardos de bolívares que se gastan para subsidiar este combustible, son recursos que perfectamente se podrían destinar al financiamiento de políticas públicas y sociales, sostuvo el economista Jesús Faría, miembro de la Asociación Bolivariana de Economía Socialista (Abes) y del PSUV.

En una entrevista exclusiva, Faría declaró a la Agencia Bolivariana de Noticias, que “un gobierno revolucionario puede perfectamente incrementar el precio de la gasolina, pues esta sería una medida progresista que beneficiaría a la inmensa mayoría de la población”.

En este sentido, Faría explicó: “¿Cómo ocurrirá eso y por qué? Bueno, actualmente son millardos de bolívares los que se gastan para subsidiar la gasolina y esos son recursos que perfectamente se pueden destinar al financiamiento de políticas públicas y sociales que beneficiarían a una amplísima mayoría, sobre todo a aquella que no posee recursos suficientes para adquirir este producto, es decir, que no tienen automóviles para desplazarse”.

Al respecto, comentó que mientras una persona sin vehículo, por ejemplo, gasta para viajar de Caracas a Mérida en transporte público más de 100 bolívares fuertes, una persona con vehículo particular sólo gasta lo que le cuesta llenar el tanque de su carro, unos 10 bolívares fuertes.

SEGUIR LEYENDO [+]

TEMIENDO LA BANCARROTA

17 marzo, 2009

Venezuela que ha vivido, y vive con una economía un tanto particular donde la venta de petróleo es la fuente principal de ingresos y que ésta ha permitido subsidiar una serie de productos alimenticios básicos y los combustibles a los ciudadanos venezolanos. Es excepcional en el mundo de hoy comprobar que con menos de dos dólares se llena el depósito de un vehículo de pequeña cilindrada, mientras que otros productos básicos como la leche son más caros que la gasolina. Y eso sin contar el déficit en distribución de alimentos, escasez, etc.

Los presupuestos de este país, que en los últimos años se ha dedicado a comprar en el bazar armamentístico del amigo Putin, entre otras cosas, se fundamentaban para este año en un precio medio del petróleo muy superior al actual. Al no llegar a los precios previstos el déficit presupuestario va a ser significativo y que se seguirá acumulando si no hay un alza de precios de forma inmediata. Para sanear las cuentas del presupuesto se piensa en subir el precio de la gasolina, que es irrisorio, e injusto porque se subvenciona a todo el mundo. El alza no puede ser significativa porque las economías familiares de la gran mayoría de los venezolanos no soportarían una subida de precios en los combustibles. Piensen en lo que sucedería si sigue esta tendencia de acabar con los subsidios y se traslada también a los alimentos. Así que al presidente Chávez no le salen las cuentas y parece que ahora no tiene la culpa los Estados Unidos, que dicho sea de paso, busca en Brasil el socio que le pueda aportar ese 40% de petróleo que compra a Venezuela.

Lo dicho Chávez va a tener que buscar nuevos recursos económicos y a lo mejor coloca en las equinas unas huchas para que dejen ahí sus ahorros los viandantes. A lo mejor le resulta rentable la idea. De nada

EL UNIVERSAL

NUBARRONES ECONÓMICOS

17 marzo, 2009

Que estamos en crisis no es una novedad, tampoco es novedad que los distintos gobiernos buscan, casi a ciegas, la solución a su problema, que es el problema de todos, y como todos no parten de la misma situación da la impresión de que algunos tarde o temprano saldrán del agujero negro. El pesimismo no es una buena actitud, aunque para algunos un pesimista no es más que un optimista con datos. Aún así tampoco hay que caer en el lado contrario y que el optimismo desmesurado sea una cortina que nos impida ver la realidad con toda la crudeza que ésta tiene.

El premio nobel de economía Paul Krugman nos depara un futuro, casi, casi de “caracazo”. Quien lo iba a decir hace unos meses. En el lado contrario el presidente del gobierno, Rodríguez Zapatero, nos dice que la situación es difícil, pero no ve la solución en el recorte o debilitamiento del estado social sino en el fortalecimiento de la producción, que como discurso queda bien, pero las medidas que se han tomado todavía no dan respiro a las cifras de desempleados.

Pues, eso temiendo la bancarrota que Krugman dice que puede llegar esperaremos que el viento sople a favor y podamos salir de esta tormenta, aunque parece que va a ser difícil.

AQUELLOS TIEMPOS

21 enero, 2009

Aquellos tiempos en los que las huelgas las hacían quienes tenían salarios de miseria y condiciones de trabajo denigrantes, o donde se ponía en peligro la salud o la propia vida del trabajador. Estas cosas estaban poco consideradas. Esos tiempos han pasado a los libros de Historia. Ahora las huelgas, las reivindicaciones salariales y de mejores condiciones de trabajo las hacen grupos de trabajadores privilegiados como controladores aéreos, pilotos –de alguna compañía en concreto- y jueces. Sólo falta que los registradores de la propiedad, notarios, obispos y cardenales en ejercicio amenacen con iniciar una huelga y además indefinida.

En estos tiempos de crisis en los que el desempleo alcanza los tres millones de asalariados, un millón de esos trabajadores carece de subsidio de desempleo, y que no se produzca un estallido social, sólo es explicable, supongo, gracias a las redes familiares y a la propia economía sumergida, parece paradójico que sean los privilegiados quienes sustentan una reivindicación de este tipo. Creo que no cabe duda del intento de erosionar al gobierno que ahora tiene muchos frentes abiertos.

Lo dicho, que sigan los privilegiados de la sociedad en sus reivindicaciones y así podremos ver una manifestación de obispos a favor de mejoras salariales y condiciones de trabajo. Igual lo vemos.

PIRÁMIDES LEJOS DE EGIPTO

11 enero, 2009

Pirámides y clase media

hector-11Por: Héctor Abad Faciolince
DAVID MURCIA GUZMÁN Y ANDRÉS Piedrahíta son, en el fondo, dos colombianos típicos de este decaído momento moral de nuestra historia: vividores sin prejuicios, sagaces culebreros que se aprovechan de la sed insaciable por la plata.

El primero diseñó una pirámide para los estratos dos y tres; el segundo, para los que están muy por encima del seis. Ambos supieron tejer la telaraña de falsas apariencias, trampas infalibles en las que cayeron las nubes grises de mosquitos pobres y los solitarios moscardones de ricos colores. [seguir leyendo]

Creo Héctor Abad sabe que quienes no caen en las redes piramidales no lo hacen porque sean más listo sino porque no tienen que invertir, tampoco creen en los que venden dólares a cincuenta centavos ni se dejan embaucar por cantos de sirenas. Es una cuestión de pragmatismo, o por lo menos de claridad mental, por lo menos en lo económico, que no es poco.

DESEOS 2009

4 enero, 2009

A mis 88 años, mis deseos para el Año Nuevo son que la gente ambiciosa y enérgica limite su apetito de pura y simple riqueza, y que todos los Gobiernos democráticos, de derecha, centro o izquierda, reconozcan que la prosperidad económica depende absolutamente de la confianza, y que ésta depende de virtudes tan anticuadas como la honestidad y la moderación.

El País, [04/01/09] Gabriel Jackson es historiador estadounidense.

Como creo que más allá del capitalismo no hay nada, me sumo al deseo de Gabriel Jackson porque además de la sensatez tiene la claridad de lo simple. Sí de lo simple porque por complicado que parezca el sistema financiero en particular y el económico en general se basa en una premisa elemental: la confianza y si ésta no tiene asideros todo el sistema se tambalea. Piensen es lo que nos lleva a ponernos en manos de un cirujano o en otro; a compartir con alguien cuestiones personales; a compartir proyectos profesionales y hasta personales. En fin que como dice G. Jackson, ojalá se pongan de moda la honestidad y la moderación porque son muy necesarias, ambas, pero si se hubiese limitado la codicia puede que ahora no estuviéramos donde estamos y el sistema no se habría desmantelado como lo ha hecho.

AVARICIA SIN LÍMITES

14 diciembre, 2008

Que la avaricia nos puede -a unos más que a otros- no es nada nuevo, porque esta debilidad -la avaricia- es tan antigua como el ser humano. Y como lo queremos es tener más y más. Acumular riquezas es una meta, que no creo que esté impresa en nuestro ADN, pero que mueve a muchas personas y de tal manera que sus acciones cuando huelen a dinero pierden toda racionalidad. Para esta desmedida avaricia siempre está el que se sabe a provechar de ella y de la debilidad del avaricioso enfermizo y a esos individuos habrá que hacerles una mención porque saben tocar esa fibra sensible -avariciosa-  y que activa los centros neuronales correspondientes, no sé si existen, pero creo que por esa neuronas circulan los símbolos del euro y el dólar a la velocidad de la luz.

Bernard Madoff y David Murcia, el primero en Estados Unidos y el otro en Colombia saben aprovechar las debilidades humanas y prometiendo rentabilidades imposibles han captado los recursos de unos y otros, pero todos con un capital disponible y pensaban que estaban haciendo el negocio de su vida. La avaricia les estaba cegando, pero no importa, los gurús de las finanzas Madoff y Murcia les prometían beneficios de escándalo.

Para que estos “trafulleros” de las finanzas -mejor del engaño- hayan hecho lo que han hecho han necesitado dos cosas: Una verborrea fácil, promesas irrealizables vendidas a los oídos que quieren ser engañados, o mejor, unas mentes narcotizadas por la avaricia. El resultado es que este castillo de naipes, este sistema piramidal tarde o temprano, más pronto que tarde deja al descubierto el robo al que han sido sometidos los incrédulos avariciosos.

Ahora lo que toca es quejarse, lamentarse y pedir ayudas para recuperar los capitales invertidos y que todos, todos soportemos el descubierto y las pérdidas sufridas. No llamaban a la sociedad cuando ganaban, si es que ganaron algo. En fin que este sistema de robo no es nuevo ni tiene frontera, Estados Unidos, Colombia son los últimos países donde se han descubierto estas pirámides. En España, AFINSA es un caso similar, ahora toca esperar a ver si aparece otro caso por esos mundos de dios y si hay incautos avariciosos que caen en esta trampa. Seguro que los habrá y que también habrá quien intente seguir engañando. Somos débiles y la avaricia nos puede, a unos más que a otros.

David Murcia [leer más]

Bernard Madoff [leer más]