Posts Tagged ‘gripe’

LA DESCENTRALIZACIÓN Y LA GRIPE

2 septiembre, 2009

Empecemos por el final y para ello voy a transcribir el último párrafo del artículo del profesor Félix Ovejero Lucas aparecido hoy, 2 de septiembre de 2009, en El País [+]: “Las enseñanzas no acaban aquí. Pero tampoco hay que recordar lo obvio; aunque eso nunca se sabe, sobre todo, en un país en el que cada autonomía tiene su calendario de vacunación y los consejeros se reúnen para “negociar” las fechas, empezando por la de la propia reunión, claro; esto es, para redescubrir -aunque, claro, eso no lo dirán- la importancia de un Ministerio que tome las decisiones.”

Por supuesto que les sugiero la lectura del mismo, pero me quería quedar con este párrafo final porque desde hace algún tiempo llevo dándoles vueltas al mismo tema: “la descentralización del Estado y sus consecuencias menos valoradas”. Los aspectos positivos de la descentralización del Estado parece que no se discuten. El modelo  de organización del estado ha sido valorado como muy apropiado, no sólo en lo que se refiere a la gestión administrativa, sino a la autonomía política que con el paso del tiempo ha superado las competencias de los gobiernos autónomos tal y como fueron asignadas y recogido en el artículo 148 de la Constitución Española [CE] , de tal manera que el Estado ha cedido competencias exclusivas a favor de los gobiernos autónomos, aunque en muchos casos estas transferencias han estado sujetas más a necesidades de los partidos que ostentan el gobierno central: Partido Popular [PP] y Partido Socialista Obrero Español [PSOE], que a necesidades reales, de mayor eficiencia  en la gestión o de otros criterios, vamos a llamarlos “técnicos”. Ha prevalecido el principio de: “se cambian votos de partidos nacionalistas en el Parlamento nacional por competencias para asegurar gobernabilidad”.

Del progresivo adelgazamiento del artículo 149 de la CE hoy se dan dos hechos papables; por un lado el Estado ha tenido que crear dentro del ejército la Unidad Militar de Emergencias [UME], entre otras cosas y, muy importante, porque la administración central se había quedado sin capacidad ninguna en la gestión de catástrofes. Se habían trasvasado competencias hasta el punto de vaciar de contenido el papel del estado en catástrofes más allá del ámbito territorial de cualquier comunidad. La famosa gripe y la pandemia de la misma ha dejado al descubierto que a Trinidad Jiménez se le chafaron las vacaciones. Ella pensaba que ese ministerio iba darle más alegrías, pero… Bueno, a lo que iba Trinidad Jiménez y los consejeros de sanidad de todas y cada una de las comunidades tienen que negociar medidas para buscar una actuación conjunta. Ese consejo interterritorial no tiene competencias, ni puede obligar a cada uno de los gobiernos autónomos. Hasta ahora no hay serias discrepancias entre las distintas comunidades porque, entre otras cosas, así hay alguien a quien echarle la culpa, pero no estamos seguros de que esa aparente unidad se rompa en cualquier momento y cada uno tome las medidas que mejor le convengan y eso no significa que sean las más adecuadas. Se imaginan, por ejemplo, que una comunidad señale a un grupo determinado de población como de riesgo y decida una vacunación masiva; o la medida de no cerrar los centros de enseñanza se va a mantener de forma unitaria, por acuerdo, que no obliga, o por el contrario, si la presión social en alguna comunidad es grande se podrá cambiar esta  norma, o cualquier otro acuerdo de los tomados de forma unilateral. A lo mejor no lo sabremos nunca, pero mejor será que no ocurra, porque entonces habrá gripe de primera y gripe de segunda.

En fin, que la política diaria y las palabras huecas a las que nos tienen acostumbrados no lleve a los que tienen responsabilidades a dejarse arrastrar por intereses espurios.

ENTRE LO MALO Y LO PEOR

4 julio, 2009

Abrir un periódico en Buenos Aires hoy te permite elegir la opción de elegir entre lo malo y lo peor. A lo mejor se puede ser más dramático, pero vamos a dejarlo ahí. Digo que se puede elegir entre lo malo y lo peros porque lo de la gripe en Argentina se está quedando sin cifras, porque al principio no eran más de mil quinientos afectados, ahora en muy poco tiempo ya pasan de cien mil y el invierno sin acabar y la sanidad que no da respuesta a quienes necesitan atención urgente. Esperemos que el nuevo ministro tenga prevista alguna actuación de choque para frenar los efectos de esta gripe.

Si esto es preocupante, no creo que sea menos, pero en otro orden de cosas la acumulación de pruebas que inculpan a Jorge Palacios recién designado jefe de la policía Porteña en el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina [AMIA] en julio de 1994 causando 85 muertos. Su actuación ha permitido al fiscal Nisman acusar a Palacios en un largo escrito en el que le imputa los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, omisión y retardo de los deberes del oficio, incumplimiento de la obligación de persecución y represión de delincuentes, falsedad de documento, destrucción de prueba y falsedad por destrucción o sustracción de documentos [pág. 12]. Este atentado contra la comunidad judía en Argentina tiene muchas zonas oscuras y posiblemente Jorge Palacios tenga mucho que ver en este vergonzoso atentando. La justicia tiene que ser diligente y resolver cuanto antes.

Mientras el país se mueve entre la gripe y los escándalos de quienes han tenido que ver con la dictadura o su actuación en un atentado de la magnitud del ocurrido en julio de 1994 contra la AMIA, Cristina Fernández, la presidenta de este casi país se mantiene haciendo equilibrios en la presidencia cada vez más deteriorada, la crisis financiera, la gripe, la pérdida de futuro candidato, Néstor Kichner, derrotado en las pasadas elecciones arrastra al peronismo-kichnerismo al desastre, y de camino al país.

En fin, que cada día es una sorpresa para la ciudadanía argentina que ve como se mueven entre lo malo y lo peor. Que les sea leve.

LADO OSCURO

24 mayo, 2009

Ya teníamos la espalda hecha a la crisis. Habíamos asumido que como no consumíamos el mundo se estaba yendo al garete y éramos culpables. No hemos digerido la crisis, pero dicen que ya hemos tocado fondo. A mí me da la impresión que estamos escarbando en él porque cada vez los indicadores son peores. En esto llega la gripe porcina, peligrosa ella, y sólo ha servido, a la mayoría, para meternos el miedo en el cuerpo, sospechar de quien estornuda; y a los menos, las multinacionales farmacéuticas, para engordar sus beneficios. Como esto era poco y para adentrarnos cada vez más en el lado oscuro de lo peor de este género humano al que pertenecemos, vemos como la confianza que la ciudadanía tiene puesta en los representantes que ha elegido, se quiebra hasta el punto que en una de las democracias más consolidadas como es la del Reino Unido los diputados hacen de lo público, de los dineros públicos una fuente para el despilfarro y la mezquindad. El sonrojo es poco, la pérdida de libertad no es suficiente, se deberían multiplicar por cero porque son la vergüenza. Mientras las listas de parados engordan sin fin, quienes han sido elegidos en un sistema en el que la confianza es la base de la actuación, estos privilegiados son y actúan como chupasangres de lo público, quiebran la confianza en las instituciones y crean el caldo de cultivo para “soluciones drásticas”. Es verdad que estas prácticas no tienen patria, pero parece que son menos previsibles en unos lugares que en otros, pero aún así, sabiendo de extensión, no logras acostumbrar el oído a escuchar estos desmanes.

Bien si esto no era poco se hace público un informe en Irlanda, la verde Irlanda, en el que en más de dos mil páginas se describen las prácticas más aberrantes realizadas por miembros de la secta católica entre jóvenes durante más de 30 años. No es nuevo, ni es único este caso, pero cada vez indigna más la narración de los hechos y como se ocultan los mismos de manera que quienes practican estas aberraciones quedan libres ante la ley y se pasean impunes esperando como aves de carroña volver a las andadas.

Al correr este velo sobre tanta inmundicia los medios de comunicación, muchos, miran hacia otra parte, cuando el  21 de mayo sale la noticia en muchos países es noticia de primera, destacada, sin embargo en la prensa española sólo aparece en El Mundo en primera, pero una breve reseña. El resto de diarios lo esconde en páginas interiores sin ningún recato. Se está perdiendo el peso de la prensa como motor, como pilar de la ciudadanía para vigilar a las instituciones, ahora queda el periodismo de notas de prensa y algunos diarios como El País dan más importancia y espacio en primera a los culos de Leticia y Carla que a este asunto. Rouco parece que tiene más poder que el que parece.

En fin, permítanme que acabe con una pequeña sugerencia: si ven un cura por la misma acera en la que están ustedes, por favor crucen, la presencia de estos Tamiflú que valga.

INSEGURIDAD CIUDADANA: NO HAY ESCAPATORIA

5 mayo, 2009

Cuando Osip Mandelstam escribe su epigrama contra Stalin comienza diciendo: “Vivimos sin sentir el país a nuestros pies” y esta sensación de inseguridad que transmite este verso se puede extrapolar a la situación la que pretenden que viva la ciudadanía en estos momentos. Crisis económica, gripe y todo lo que ustedes quieran añadir. Las circunstancias no son las mismas. No, no estamos hablando de delaciones que ponen en peligro la vida de quien habla más allá de lo que un régimen autoritario permite. Estamos hablando de la inseguridad que se crea en la ciudadanía por los peligros potenciales que amenazan la vida con enfermedades a las que se cataloga como pandemias, pero que ni el número de fallecidos, ni la extensión y virulencia de la enfermedad creo que justifique ese calificativo. La gripe A, o porcina o como la quieran llamar no es más virulenta que otras enfermedades que lamentablemente entran en la cotidianeidad y ya no llaman la atención, sobre todo, porque ocurren en zonas del mundo olvidadas.

Lo único que por ahora está claro en cuanto a la famosa pandemia del siglo XXI,  son los fabulosos beneficios que las multinacionales farmacéuticas están recibiendo desde las primeras señales de alarma. Roche y GlaxoSmithKline han captado 8.852 millones de euros en bolsa desde que el pasado día 23 de abril se conoció la existencia del virus de la gripe H1N1, porcina o como la quieran llamar. El Tamiflú, antiviral, que tiene nombre de juego chino está en boca de todo el mundo y su demanda, posiblemente más artificial que real, acumula beneficios y los accionistas de esas empresas se frotan las manos.

En el ámbito más cercano te quitan la tierra de debajo de los pies hechos como el de EMALSA, empresa suministradora de agua de abasto para la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, que vende un producto no apto para el consumo. Si esto en sí ya es grave, más lo es el hecho de que el Ayuntamiento, que es el garante del servicio, ha hecho dejación de sus funciones y el problema casi se pierde en el tiempo. Han estado suministrando agua no apta para el consumo y hasta ahora nadie del ayuntamiento ha asumido su responsabilidad y ha dimitido y aquellos que tuvieron responsabilidades en corporaciones anteriores tampoco se han dado por aludidos. Ni los colores les han salido.

Mientras cada día como ciudadano de a pie, de la alpargata, vamos, sales a la calle porque sabes que vivir es correr riesgos; unos riesgos calculados, y que asumes con la mayor naturalidad posible. Deseas, sin embargo, que estos riesgos no se vean aumentados artificialmente por los intereses de no se sabe bien quién y por qué, pero temes que en el fondo son intereses no confesables; tampoco quieres que los riesgos provengan de la desidia o negligencia de quienes tienen que velar por la prestación de unos servicios vitales como es el abastecimiento de agua, o la seguridad alimentaria. Ni los “alarmistas-interesados”, ni los que abusan de diluir sus responsabilidades en el ejercicio de un cargo público en no se sabe qué con el fin de mantener a toda costa su puesto. Los ciudadanos queremos vivir con nuestros problemas, los de vivir, no los que nos crean otros.

Así que, sigamos viviendo, sigamos asumiendo los riesgos que conlleva el vivir, pero por favor no nos atemoricen permanentemente y quienes tienen responsabilidades que las asuman.

El tamiflú, que no es un juego chino aunque lo parezca

El tamiflú, que no es un juego chino aunque lo parezca

¿A QUIÉN LE SIENTA BIEN LA INFLUENZA?

28 abril, 2009

Que encontraremos a quienes se alegran de la gripe en México, es una realidad que cuesta discutir. Parece cruel y un acto incalificable pensar así, pero creo que es la realidad. Tampoco quienes piensan así muestran su alegría en público, lo piensan y si acaso, y con boca pequeña, lo dicen, mejor lo murmuran. Tuercen el labio como una mueca, que en realidad esconde una sonrisa.

Sí, quienes se alegran están cercanos al negocio turístico y ven en esta pandemia que tiene su origen en México una oportunidad para desviar turistas con destino a Punta Cana, Rivera Maya y otros destinos en ese país, a otros que hacen competencia, por ejemplo a Canarias. No piensen mal, ni Bermúdez, consejero del cabildo de Tenerife, ni doña Rita Consejera del gobierno de Canarias, ambos de turismo dan saltos de alegría con la gripe porcina, pero tampoco lloran, están en un estado de ánimo intermedio, tirando a bien, es decir, traducen el mal ajeno en un beneficio para el sector turístico en las islas. Ahora la promoción exterior será: “Sol y playa, sin gripe porcina”. La competencia es la competencia y vale casi todo para mantener un sector que cada vez se tambalea más porque ha crecido tan desmesuradamente que ahora tiene los pies de barro.

En fin, no descorcharán el cava, pero alguna llamada a los grandes operadores si que habrán hecho para ofrecer este destino, Canarias, como alternativa. Qué débiles son en ocasiones las yugulares ajenas. Y, si pasara alguna tragedia aquí, ¿qué ocurriría?