Posts Tagged ‘palestina’

CINE: OMAR. HANY ABU-ASSAD

8 septiembre, 2014

omar-cartel              Cuando el conflicto palestino-israelí ha desaparecido de la primeras páginas de los periódicos, cuando en las redes sociales la mira está puesta en otros temas, tengo la oportunidad de ver Omar, del director Hany Abu-Assad, que en 2013 tuvo una amplia repercusión en festivales en los que fue reconocida con varios premios.

            Del trabajo de este director ya tenía referencia por su trabajo Paradise Now, 2006 que también fue muy bien acogida por festivales y por el público. Ambas, aquí, en el ámbito de esta isla (de la que dicen aquello de “¡Qué bueno vivir aquí!”) prácticamente pasan desapercibidas y se pueden ver solo en circuitos alternativos. De Omar se han hecho únicamente seis pases en el TEA, espacio de las Artes, así que su penetración en el público es aquí muy baja.

            Hany Abu-Assad vuelve a su lugar de origen: Palestina y nos cuenta la historia de unos jóvenes que podrían ser como los de cualquier parte y con los que tienen en común sus inquietudes, los amigos, trabajo, amor, en fin nada fuera de habitual, salvo que estas relaciones están inmersas en el odio al ocupante, así que lo cotidiano se envuelve en el deseo de eliminarlo, con lo que lo que cada día hemos tenido oportunidad de leer y ver en los medios de comunicación. Hany Abu-Assad nos lo muestra de una forma más cercana

            En definitiva esta película es una aportación más, otra “visualización” a este viejo y enquistado conflicto del que no se atisba solución posible y desde la lejanía cualquier aportación nos ayuda a ver la dimensión humana del conflicto y al mismo tiempo huimos del maniqueísmo que coloca a dos bandos enfrentados con una simpleza total dividiendo a los contendientes en buenos y malos. Recomendable verla desde el desapasionamiento y con dosis de racionalidad.

Anuncios

DESPEJANDO DUDAS

23 enero, 2009

El conflicto de Gza entre palestinos e israelíes está abandonando las primeras páginas de los periódicos y ya tampoco abre los informativos en radio o televisión. Ahora que el análisis más detallado y menos pasional. Para ayudar en esa tarea, es conveniente aclarar algunos conceptos y leer cosas distintas a las que son habituales. Me permito hacer dos sugerencias y espero que les resulten interesantes.

Una de conceptos. ¿Son hebreos los que han matado en Gaza? [LEER AQUÍ]

y por afición de leer aquí, allí y donde se puede les remito a un blog. [LEER AQUÍ]

CONFLICTO PALESTINO-ISRAELÍ

6 enero, 2009

Que el conflicto palestino-israelí o israelí-palestino está lleno de pasión, no es nada nuevo, que dentro de esa pasión ya se ha tomado posición con respecto al conflicto y que los medios han contribuido a crear opinión también. Las imágenes que muestran los medios de comunicación parecen que no dejan lugar a dudas, mayoritariamente muestran a niños palestinos heridos o muertos, soldados israelíes pertrechados y con las caras pintadas y un despliegue de carros de combate y artillería de ese país. No hemos visto milicianos disparando cohetes, ni tampoco a líderes de Hamás pidiendo como hacen siempre la exterminación de los judíos y la desaparición del estado de Israel. Pues como todos tenemos opinión, que seguramente se ha forjado en mayor o menor medida con la influencia de nuestras lecturas, nuestras vivencias y demás cosas que nos ayudan a ser como somos y como pensamos y dado que somos permeables en nuestras ideas y receptivos a la argumentación que difiere de nuestras ideas y para contribuir a equilibrar la tendencia pro-palestina de una parte importante de la sociedad y de los medios también traigo aquí dos cosas que he encontrado en medios digitales no israelíes. Uno es el artículo de Pilar Rahola. “La histeria antiisraelí” en La Vanguardia y el otro es el artículo de André Glucksmann publicado, ¿Qué significa “desproporcionada?” en El País, ambos hoy martes seis de enero. Que sirva para la discusión, sabiendo que las guerras no le gustan, como apunta Rahola en su artículo, ni a quienes las ganan, porque no hay victoria sin su cuota de amargura.

4 agosto, 2007

Esta mujer periodista tiene el valor de vivir en la llamada “prisión abierta”; es y ha sido testigo de la situación de Gaza y sus trabajos han servido para poner sobre la mesa los excesos de los distintos gobiernos israelíes sin que se vislumbre un acuerdo para una convivencia pacífica entre judíos y palestinos
Respaldo a una ocupación corrupta
Amira Hass
Haaretz
Traducido por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.
Un artículo sobre las alarmantes noticias de la última semana informaba de que Israel ha dado luz verde al traslado de 1.000 rifles de Jordania para las fuerzas de seguridad fieles al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Esta no es la primera vez que Israel permite el traslado de armas y equipamiento de seguridad para las fuerzas de Abbas. Lo más alarmante de este informe es que Abbas y su círculo continúan aferrándose a la ilusión de que el fracaso en la Franja de Gaza fue puramente militar. Igual de alarmante es la determinación de Fatah de llevar a cabo lo que Israel y Estados Unidos esperan que haga (y que fracasó en Gaza): combatir a Hamás. Y ha habido varios artículos más de noticias preocupantes en los últimos días: una vez más se permite a los representantes israelíes hablar en el extranjero con representantes oficiales palestinos; el primer ministro Ehud Olmert y Abbas se encontrarán de nuevo en un futuro cercano, esta vez en Jericó; la coordinación civil entre Israel y la Autoridad Palestina se ha renovado y en la Muqata de Ramala se ha lanzado un nuevo proyecto de negociación estadounidense-palestino después de que el presidente George W. Bush aprobara un préstamo de 228 millones de dólares para pequeñas y medianas empresas palestinas con el fin de mejorar el nivel de vida de la población: “Estados Unidos se \ncompromete a fortalecer la economía palestina… como un paso importante hacia un estado palestino pacífico e independiente”, afirmaba la declaración oficial del Departamento de Estado del 27 de julio. ¿Por qué son preocupantes las noticias de estos artículos? Porque muestran que las cosas han vuelto a donde estaban; es decir, al estilo de “administrar la ocupación” que reinó entre los años 1994 y 2001 en los que el movimiento de Fatah se integró bien. Ahora, como entonces, hay un gobierno palestino (cuya legalidad es provisional y vacilante) aceptable para Israel y Occidente; supuestamente se están manteniendo conversaciones, la ocupación continúa y los palestinos están riñendo. ¿No es lo mismo que desembocó en la segunda Intifada?

Y ha habido varios artículos más de noticias preocupantes en los últimos días: una vez más se permite a los representantes israelíes hablar en el extranjero con representantes oficiales palestinos; el primer ministro Ehud Olmert y Abbas se encontrarán de nuevo en un futuro cercano, esta vez en Jericó; la coordinación civil entre Israel y la Autoridad Palestina se ha renovado y en la Muqata de Ramala se ha lanzado un nuevo proyecto de negociación estadounidense-palestino después de que el presidente George W. Bush aprobara un préstamo de 228 millones de dólares para pequeñas y medianas empresas palestinas con el fin de mejorar el nivel de vida de la población: “Estados Unidos se compromete a fortalecer la economía palestina… como un paso importante hacia un estado palestino pacífico e independiente”, afirmaba la declaración oficial del Departamento de Estado del 27 de julio.

¿Por qué son preocupantes las noticias de estos artículos? Porque muestran que las cosas han vuelto a donde estaban; es decir, al estilo de “administrar la ocupación” que reinó entre los años 1994 y 2001 en los que el movimiento de Fatah se integró bien. Ahora, como entonces, hay un gobierno palestino (cuya legalidad es provisional y vacilante) aceptable para Israel y Occidente; supuestamente se están manteniendo conversaciones, la ocupación continúa y los palestinos están riñendo. ¿No es lo mismo que desembocó en la segunda Intifada?

No es un hombre de Fatah el que encabeza el gobierno palestino en Ramala, sino el espíritu de Fatah como un movimiento gobernante que continúa prevaleciendo -y con él \u003c/span\>lo que hizo que gran parte del público alimentara al movimiento-. Por ejemplo, Yasser Arafat infló innecesariamente sus fuerzas de seguridad con personas de familias pobres y refugiados, con el objetivo de crear un gran grupo de leales bajo su égida a cambio de un sueldo magro pero vital. Arafat esperaba que esto perpetuara el apoyo político a su movimiento sin conexión con su impotente política vis a vis con la colonización israelí y la política de cierres y separaciónEl fracaso de esta táctica quedó claro en las elecciones de 2006. La confianza estadounidense e israelí en el “apuntalamiento” de los mecanismos de seguridad de Abbas demuestra que la lógica de Arafat continúa guiando a los tres líderes que ven al pueblo palestino como objeto de toda clase de “gestos”, incluso en forma de sueldos para el superfluo personal de seguridad.Es como si la vida bajo la ocupación israelí no sea la razón principal del desamparo de los palestinos sino la “pobreza” que parece haberse materializado como caída del cielo. Bajo los auspicios de lo que se llama “el proceso de paz”, entre 1994 y 2001 y bajo el mantra de “fortalecer la economía palestina adelantará la paz”, muchas personas importantes de Fatah y su círculo se dieron prisa en amasar fortunas personales. Esto podría haber sido legítimo, por supuesto, si la situación económica de una parte considerable de los habitantes de los territorios ocupados no se hubiera puesto peor debido a las restricciones israelíes a la movilidad, no hubiera existido el asunto del dinero que se encontró en los cofres de Arafat y la OLP y otras cuestiones más sombrías. “,1] ); //–> lo que hizo que gran parte del público alimentara al movimiento-. Por ejemplo, Yasser Arafat infló innecesariamente sus fuerzas de seguridad con personas de familias pobres y refugiados, con el objetivo de crear un gran grupo de leales bajo su égida a cambio de un sueldo magro pero vital. Arafat esperaba que esto perpetuara el apoyo político a su movimiento sin conexión con su impotente política vis a vis con la colonización israelí y la política de cierres y separación.

El fracaso de esta táctica quedó claro en las elecciones de 2006. La confianza estadounidense e israelí en el “apuntalamiento” de los mecanismos de seguridad de Abbas demuestra que la lógica de Arafat continúa guiando a los tres líderes que ven al pueblo palestino como objeto de toda clase de “gestos”, incluso en forma de sueldos para el superfluo personal de seguridad.

Es como si la vida bajo la ocupación israelí no sea la razón principal del desamparo de los palestinos sino la “pobreza” que parece haberse materializado como caída del cielo.

Bajo los auspicios de lo que se llama “el proceso de paz”, entre 1994 y 2001 y bajo el mantra de “fortalecer la economía palestina adelantará la paz”, muchas personas importantes de Fatah y su círculo se dieron prisa en amasar fortunas personales. Esto podría haber sido legítimo, por supuesto, si la situación económica de una parte considerable de los habitantes de los territorios ocupados no se hubiera puesto peor debido a las restricciones israelíes a la movilidad, no hubiera existido el asunto del dinero que se encontró en los cofres de Arafat y la OLP y otras cuestiones más sombrías.También, demasiado a menudo, todo era una correlación directa entre los lazos de los nuevos ricos palestinos con los miembros de la fuerza de seguridad palestina y los vínculos posteriores con el servicio de seguridad israelí, el Shin Bet o gente importante de Israel. La proximidad a esta clase (los miembros importantes de Fatah y el Shin Bet) proporcionaba permisos de movilidad y aseguraba la “reunificación familiar” y otras prebendas. Ésta y otras cuestiones de tipo proteccionista dependientes de la ocupación llevaron a los palestinos a establecer una conexión entre “el proceso de paz” y la corrupción.Los fracasos de 2006 y 2007 parece que no han sido suficientes, todavía, para que Fatah haya aprendido la lección. No se ha distanciado del proteccionismo ni del sistema por el que los que están cerca de la gente apropiada tienen buenas oportunidades para hacerse más ricos en un mar de depauperaciónhija de dos supervivientes del Holocausto (Bergen-Belsen), nació en Jerusalén en 1956. Escritora y periodista israelí del diario “,

También, demasiado a menudo, todo era una correlación directa entre los lazos de los nuevos ricos palestinos con los miembros de la fuerza de seguridad palestina y los vínculos posteriores con el servicio de seguridad israelí, el Shin Bet o gente importante de Israel. La proximidad a esta clase (los miembros importantes de Fatah y el Shin Bet) proporcionaba permisos de movilidad y aseguraba la “reunificación familiar” y otras prebendas. Ésta y otras cuestiones de tipo proteccionista dependientes de la ocupación llevaron a los palestinos a establecer una conexión entre “el proceso de paz” y la corrupción.

Los fracasos de 2006 y 2007 parece que no han sido suficientes, todavía, para que Fatah haya aprendido la lección. No se ha distanciado del proteccionismo ni del sistema por el que los que están cerca de la gente apropiada tienen buenas oportunidades para hacerse más ricos en un mar de depauperación.

Texto original en inglés: http://www.haaretz.com/hasen/spages/888432.html

Amira Hass, hija de dos supervivientes del Holocausto (Bergen-Belsen), nació en Jerusalén en 1956. Escritora y periodista israelí del diario Haaretz es especialmente conocida porque vive en la Franja de Gaza y Cisjordania y desde allí informa sobre los acontecimientos del conflicto israelo-palestino, desde la perspectiva palestina, en sus columnas del periódico israelí. Comenzó su carrera periodística como redactora de Haaretz y empezó a informar desde los territorios palestinos en 1991. En 2003 era la única periodista judía israelí que vivía a tiempo completo entre los palestinos, en Gaza desde 1993 y en Ramala desde 1997.Su periodismo suele ser comprensivo con el punto de vista palestino y crítico, por lo general, con las políticas israelíes hacía los palestinos.Durante los años de la Intifada de Al-Aqsa, publicó varios artículos muy críticos con el caos y el desorden originados por milicias asociadas al Fatah de Yasser Arafat y la sangrienta guerra entre facciones palestinas en Nablús.Debido a sus reportajes sobre los hechos o a la expresión de opiniones contrarias a las posiciones oficiales israelíes y palestinas, frecuentemente ha sido objeto de ataques verbales y ha encontrado oposición tanto de las autoridades palestinas como de las israelíes. Recientemente dijo que Israel es un estado de apartheid con los privilegios reservados básicamente a los israelíes. “Los palestinos, como pueblo, están divididos en subgrupos, algo que también recuerda a Sudáfrica bajo el gobierno del apartheid”, ha declarado. Haaretz, es especialmente conocida porque vive en la Franja de Gaza y Cisjordania y desde allí informa sobre los acontecimientos del conflicto israelo-palestino, desde la perspectiva palestina, en sus columnas del periódico israelí. Comenzó su carrera periodística como redactora de Haaretz y empezó a informar desde los territorios palestinos en 1991. En 2003 era la única periodista judía israelí que vivía a tiempo completo entre los palestinos, en Gaza desde 1993 y en Ramala desde 1997.

Su periodismo suele ser comprensivo con el punto de vista palestino y crítico, por lo general, con las políticas israelíes hacía los palestinos.

Durante los años de la Intifada de Al-Aqsa, publicó varios artículos muy críticos con el caos y el desorden originados por milicias asociadas al Fatah de Yasser Arafat y la sangrienta guerra entre facciones palestinas en Nablús.

Debido a sus reportajes sobre los hechos o a la expresión de opiniones contrarias a las posiciones oficiales israelíes y palestinas, frecuentemente ha sido objeto de ataques verbales y ha encontrado oposición tanto de las autoridades palestinas como de las israelíes. Recientemente dijo que Israel es un estado de apartheid con los privilegios reservados básicamente a los israelíes. “Los palestinos, como pueblo, están divididos en subgrupos, algo que también recuerda a Sudáfrica bajo el gobierno del apartheid”, ha declarado.

Ha recibido el premio Press Freedom Hero del Instituto Internacional de la prensa en 2000, el Bruno Hreisky de los Derechos Humanos en 2002, el premio mundial Guillermo Cano a la Libertad de Prensa de la UNESCO en 2003 y el premio inaugural de la Fundación en Memoria de Anna Lindh en 2004.Carlos Sanchis y Caty R. pertenecen a los colectivos de Rebelión, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, al traductor y la fuente.”Ha recibido el premio Press Freedom Hero del Instituto Internacional de la prensa en 2000, el Bruno Hreisky de los Derechos Humanos en 2002, el premio mundial Guillermo Cano a la Libertad de Prensa de la UNESCO en 2003 y el premio inaugural de la Fundación en Memoria de Anna Lindh en 2004.

Libros :

Drinking the Sea at Gaza : Days and Nights in a Land under Siege (Owl Books, 2000).

Reporting from Ramallah: An Israeli Journalist in an Occupied Land (con Rachel Leah Jones) (MIT Press, 2003).

Carlos Sanchis y Caty R. pertenecen a los colectivos de Rebelión, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, al traductor y la fuente.